¿Qué debo hacer una vez que he adoptado una mascota?

                Es muy frecuente entre los nuevos dueños que, por la emoción de llevar a casa una nueva mascota, se olviden las precauciones y medidas que debemos tomar incluso desde antes de la llegada del nuevo peludo al hogar. Es por ello que en SoyTuMascota queremos recordar qué debemos tener en cuenta al adoptar cualquier mascota y qué debemos hacer una vez el perrito o gatito llega a nuestras vidas.

                Lo primero a tomar en cuenta es de dónde estamos adoptando al peludo; puede ser de un refugio o rescatista, o también podemos recogerlos directamente de la calle. En el primer caso, es probable que esté bastante bien de salud pues las personas que llevan dichos refugios o que se dedican a rescatar animales siempre le dan prioridad al estado del animalito. Sin embargo, si fue rescatado recientemente o si eres precisamente tú quien le está sacando de la calle, lo mejor que se puede hacer es una visita al veterinario inmediatamente luego de rescatarlo, o en su defecto durante esa primera semana. Una vez hayamos comprobado la salud de nuestro amigo peludo y resuelto cualquier posible tratamiento, es momento de llevar al nuevo miembro de la familia a casa.

                Como cualquier ser vivo que se muda a un nuevo ambiente, los peludos necesitan tiempo para adaptarse y el primer contacto con el espacio es de vital importancia. Si es un minino lo que adoptaste, la mejor opción es llevarlo en kennel hasta que lleguemos al hogar y, una vez allí, dejarlo en una habitación sólo para él con lugares cómodos para esconderse mientras se acostumbra al espacio y a tu presencia, poco a poco él mismo irá desarrollando curiosidad por conocer otros lugares de la casa. Si, por otra parte, es un perrito lo que llevas a casa, es recomendable que hagan una pequeña visita al parque antes de llegar, así el can puede estar relajado y haber liberado un poco la tensión de la mudanza. Es vital que observe a todos los miembros de la familia y otros perros entrar a casa primero que él, para que así aprenda que todos son miembros de la manada y él está integrándose.

                Es posible que los primeros días el peludo muestre conductas extrañas que son parte del proceso de adaptación por lo que una manera de facilitar la introducción es tomando previsiones antes de la llegada: si ya tienes establecido el lugar dónde comerá, cuentas ya con su comida habitual, le tienes algunos juguetes y un sitio específico para dormir (si es fuera de casa, recuerda procurarle un techo para resguardarse), será mucho más sencillo para el perro o gato encontrar el equilibrio y su lugar dentro del nuevo hábitat. Recuerda que las mascotas son sumamente sensibles a los cambios por lo que es ideal que, si vas a darle una nueva marca de alimentos, lo hagas poco a poco pues el peludo puede notar la diferencia y rechazarlo, o podría caerle mal debido al estrés. Asimismo, es posible que tu mascota no quiera comer en principio o se vea incómodo o asustado. Como ya dijimos, es parte del proceso de adaptación, cuida sus reacciones, dale mucho amor y sobre todo tenle mucha paciencia, verás más pronto que tarde nuestro nuevo peludito estará cómodo y feliz como un nuevo miembro de la familia.

                Finalmente, es recomendable permanecer en casa el mayor tiempo posible durante la primera semana ya que así formarás un lazo con tu nueva mascota, podrás enseñarle las normas de convivencia y sobre todo podrás aprender sobre su personalidad y costumbres lo que te llevará a conocer cualquier necesidad o preferencia de tu mascota evitándote futuros inconvenientes. Igual que para nosotros, para las mascotas también es difícil abandonar un hogar (temporal, por ejemplo) para llegar a uno totalmente nuevo, ¡Sigue nuestros consejos y ayúdale a comenzar su nueva vida de la manera más feliz posible!